Erótica musical: Jane Birkin & Gainsbourg

El erotismo es la fuerza  vital que mueve el juego amoroso, o menos amoroso… El ingrediente natural  sin cuya magia,  un plato de gourmet puede convertirse en carne de hamburguesería.

Anoche, cenando con los amigos, recordamos este tema de los 70. Lo más erótico que podía escucharse en las máquinas de discos. Yo era una niña cuando esta canción llegó a mis oídos. Ni que decir que me impactó… y me sigue impactando. El tema forma parte de una película, cuya historia es también interesante. Esta canción fue un éxito comercial en toda Europa y he descubierto que estuvo denunciada por el Vaticano. Su título en español es ” te quiero…yo tampoco”, al parecer, surgido de un chiste de Dalí. Larga historia la de este tema…

María me envía este sugerente poema para compartir…

Recorriéndote (Giocconda Belli)

Quiero morder tu carne,
salada y fuerte,
empezar por tus brazos hermosos
como ramas de ceibo,
seguir por ese pecho con el que sueñan mis sueños
ese pecho-cueva donde se esconde mi cabeza
hurgando la ternura,
ese pecho que suena a tambores y vida continuada.
Quedarme allí un rato largo
enredando mis manos
en ese bosquecito de arbustos que te crece
suave y negro bajo mi piel desnuda
seguir después hacia tu ombligo
hacia ese centro donde te empieza el cosquilleo,
irte besando, mordiendo,
hasta llegar allí
a ese lugarcito
-apretado y secreto-
que se alegra ante mi presencia
que se adelanta a recibirme
y viene a mí
en toda su dureza de macho enardecido.
Bajar luego a tus piernas
firmes como tus convicciones guerrilleras,
esas piernas donde tu estatura se asienta
con las que vienes a mí
con las que me sostienes,
las que enredas en la noche entre las mías
blandas y femeninas.
Besar tus pies, amor,
que tanto tienen aun que recorrer sin mí
y volver a escalarte
hasta apretar tu boca con la mía,
hasta llenarme toda de tu saliva y tu aliento
hasta que entres en mí
con la fuerza de la marea
y me invadas con tu ir y venir
de mar furioso
y quedemos los dos tendidos y sudados
en la arena de las sábanas.