Amanecía. Antonio Martínez Llaguno

He terminado de leer Amanecía , la novela autobiográfica de Antonio Martínez Llaguno. No sabría deciros si es una historia amarga o no, si es de amor, de desamor o de todo a la vez … Durante una semana me he zambullido es una experiencia intensa, y nada fácil. Mi sensación ha sido la de entrar directamente en un laberinto emocional, en el  laberinto del corazón del protagonista. He vivido con él todas las emociones que iba sintiendo, intentado encontrar la salida, las respuestas a lo que estaba pasando, a todo aquello que vivía interiormente y que yo iba sintiendo a la vez, rememorando mis propias experiencias a lo largo de mi vida . Las reflexiones son de una profundidad abismal, hasta el punto de que he tenido que volver a la superficie, tomar oxígeno y volver a zambullime en ellas para releerlas y descifrarlas. Poco a poco he ido traduciendo estas vivencias a mi idioma emocional propio. Es cierto, hay algo mágico y enigmático en el texto y que no puedo explicar. No es un libro convencional.

Podría poner cualquier otro fragmento, pero dejo este : “…Del último amor no lo pretendes todo, no aspiras a tejer con él las antiguas quimeras, quizá porque acontece cuando ya has bajado a los infiernos o porque he aprendido que al otro lado no hay más que soledad”. Antonio Martínez Llaguno. Amanecía. Madrid, agosto 2016.
Amanecía

Papel

He vuelto a sentir el papel bajo las yemas de mis dedos. El peso vivo de las letras en mis muñecas, el aliento perfumado de la tinta, las caricias del lomo en las palmas. Son libros de papel, libros que me han regalado por mi cumpleaños. Ocupan el espacio de una pequeña torre que se asienta en mi mesilla. Un pequeño Babel que se ilumina y enciende ante mis ojos al llegar cada noche. Hoy metí la nariz entre las páginas nuevas e inspiré profundamente. Miré por encima de esta torre de papel, y allí vi, durmiendo una siesta, a mi libro electrónico, compañero incansable del verano. Tiene que esperarme, porque esta fragancia de las hojas que han caído en mis manos, es un placer del otoño al que ya no puedo renunciar.

Mujer leyendo. Henner

Mujer leyendo. Henner

Mis poemas en la revista literaria: “En Sentido Figurado”

Comparto con vosotros, hoy, la reseña que Emiia Oliva, reconocida poeta extremeña, ha realizado sobre mis bolsitas de poemas en la revista literaria en la que es editora: “En sentido figurado.” En su número de septiembre, y dentro de la sección: “Letras pequeñas” .Dejo el enlace y aprovecho para agradecerles a Emilia Oliva  y  a la revista, su interés por mi trabajo. www.ensentidofigurado.com Os recuerdo que las bolsitas aparecen en la parte derecha del blog para todos los que quieran descubrirlas. MAESTRAS ESTRELLAS NO TAN FUGACES Emilia Oliva 2014

“La descubrí en Letras en los jardines, día de lecturas en Los 7 jardines de Cáceres, de la mano de Víctor Manuel Jiménez Andrada, incansable maquinador de Letras Cascabeleras. Pilar Alcántara González recitó los poemas que acompañan este texto. Un par de meses más tarde, la encontré en La Abadía de Trujillo, era día de despedida de
en sentido figurado. revista literaria. año 7 num. 5. jul/ago. 2014 107
curso y colegas. Su centro y el mío, lindan, patio con aparcamientos. A la sorpresa del encuentro y que ambas casi compartiéramos centros, siguió el regalo de La bolsa no 9, edición de Letras Cascabeleras: Poemas infantiles con x extremeña, una delicia. Los niños están de suerte, por la maestra, y nosotros también, por los poemas: juegos de palabras inocentes, musicales, etéreas que nos llevan por el abecedario prendados de fantasía y conducen a los niños hacia el mundo de lo real viajando por las palabras que brillan como hallazgos, como tesoros o estrellas nada fugaces. Cada letra, un poema. A no perderse el librillo, a 2 euros la pieza.”